La lactancia materna como causa de estreñimiento

LACTANCIA MATERNA

Nutrición y relajación para evitar el estrés

Después del parto cambian muchas cosas en la nueva vida de los padres. Como madre verás que la nueva rutina diaria y cuidar del recién nacido exige saber organizarse muy bien. Este estrés al que no estás habituada, la incertidumbre y confusión inicial y el cansancio que todo ello conlleva puede alterar las digestiones. Durante este período, una dieta rica en fibra con mucha fruta y beber líquidos en cantidad suficiente puede ser tan útil como tomarte un respiro de vez en cuando y dejar que sea el padre, los abuelos o un amigo o amiga quienes cuiden de tu bebé.

Si tomas suplementos de hierro después del parto, te pueden causar estreñimiento. En este caso, lo ideal tal vez sería cambiar de producto o comentar con el médico si no sería conveniente dejar de tomarlos del todo. Lo que tendrías que hacer entonces es asegurarte de tomar la cantidad de hierro que necesites a través de la dieta (comiendo, por ejemplo, frutos secos). No solo te da la energía adicional que necesita para dar el pecho, también tienen un efecto laxante (siempre que bebas lo suficiente, de dos a tres litros de líquido al día ).
De forma exactamente igual que al principio del embarazo, los cambios del equilibrio hormonal también pueden hacer más difíciles las digestiones después del parto. La responsabilidad constante por el bebé también es un posible catalizador del estreñimiento. Si te siente siempre responsable y no quieres dejar nunca solo al bebé, ni siquiera para ir un momento al baño, probablemente irás posponiéndolo e incluso llegarás a anular la necesidad de ir. Para reducir tu nivel de estrés deberías asumir que no es la única que debe controlar la situación. Pide un poco de ayuda a tu pareja o a un amigo o amiga y trata de encontrar tiempo para ti. Si tomas analgésicos u otros medicamentos, encontrarás más información sobre tus posibles efectos secundarios sobre la digestión aquí. Un laxante suave puede agilizar la digestión, incluso durante la lactancia materna, pero debes siempre antes consultar con tu farmacéutico o médico.