Coma más fibra mientras tenga el período

HORMONAS

Los estrógenos, la menopausia y la tiroides

No solo el estilo de vida y el entorno pueden influir en la digestión. Estadísticamente, las mujeres sufren estreñimiento con una frecuencia mucho mayor que los hombres.

Aunque no se saben con certeza los motivos, los científicos sospechan que puede haber una conexión con los estrógenos y la progesterona, que son hormonas femeninas. Las dos relajan los músculos y reducen la actividad del útero durante el embarazo, lo que pueden derivar una reducción de la actividad intestinal.

El embarazo es, por supuesto, un período de dicha absoluta, pero también es muy estresante a nivel físico y mental. Si tomas suplementos de hierro, que enlentecen aún más la digestión, lo más probable es que sufras estreñimiento en poco tiempo. Si puedes, añada un poco de fibra a la dieta y bebe con regularidad. También puedes pedirle a tu pareja que te haga un masaje suave en el estómago. Si fallas todo esto, la digestión puede mejorar con un laxante suave durante el embarazo (pregúntale a tu ginecólogo cuál le recomienda).
Los trastornos de la tiroides también pueden tener un efecto negativo en la digestión. La tiroides es una glándula endocrina que almacena yodo y produce hormonas que contienen yodo. Una alteración patológica puede causar un cambio a largo plazo del metabolismo hormonal que, a su vez, puede acabar provocando estreñimiento.
La menopausia induce importantes cambios hormonales en el organismo y puede causar mucho estrés. Disminuye la producción de estrógenos, lo que altera el equilibrio hormonal. Las repercusiones que puede tener este desequilibrio son muchas, pero es posible y frecuente que aparezcan síntomas como un aumento del tiempo de tránsito intestinal y estreñimiento.