Propuesta de receta

NUTRICIÓN

Los mejores ingredientes para una digestión sana

Hacer pequeños ajustes en la dieta puede ayudarte a mejorar la digestión. El exceso de grasas y azúcares, de productos a base de harina no integral y no consumir suficiente fibra, fruta y líquidos puede causarte problemas al aparato digestivo.

Para tener un aparato digestivo sano, un adulto como tu debería consumir unos 30 gramos de fibra al día. Es una buena idea repartir esta cantidad entre varias comidas a lo largo del día. Por ejemplo, fruta y muesli por la mañana, arroz o pasta integral, una ensalada o verdura a la hora de comer, y picar fruta o bastones de verdura, que son muy sanos, para seguir funcionando.
Por tu salud. Una gran verdad, ya que, en general, beber es muy importante para mantener al sistema digestivo en funcionamiento, y deberías beber al menos dos litros diarios: agua, té y zumos por sí solos o mezclados con agua con gas tienen un efecto positivo en el equilibrio de líquidos en el organismo. El alcohol, las bebidas azucaradas y los batidos, sin embargo, deben tomarse con moderación.
Aumentar el consumo de fibra es mucho más fácil (y sabroso) de lo que parece. De los alimentos que son especialmente ricos en fibra cabe destacar las ciruelas, los melocotones, las peras, las zanahorias, las judías y el brócoli. La linaza también contiene ácidos grasos omega 3 saludables y ayuda a que la digestión sea más sana. Para que los intestinos se pongan en marcha, toma una cucharilla de café con un poco de yogur o suero lácteo cada mañana y cada noche y beba luego uno o dos vasos de agua.
No solo es lo que comes lo que influye en la digestión, sino cuándo lo come. Seguir unos hábitos alimentarios estables y comer siempre a las mismas horas te ayudará a desarrollar hábitos positivos y es bueno para la digestión.