Reducción del estrés con yoga

ESTRÉS

La conexión entre la mente y la digestión

El organismo es sensible y fácilmente le afectan los cambios de la rutina, el estrés o la ansiedad. Si ves que sufres estreñimiento cuando te siente estresada, piensa que hay muchas personas a las que les ocurre exactamente lo mismo. Los disgustos y las demandas excesivas del puesto de trabajo, la disponibilidad constante, los problemas con las relaciones… Todo lo que causa presión mental puede influir negativamente en la digestión.

Por ejemplo, en un estudio británico se ha demostrado que el aparato digestivo de los pacientes que sufren depresión es significativamente más lento de lo normal. Cuanto más grave la depresión, más lento funcionaba el intestino.

El estrés también es una posible causa de colon irritable. El colon irritable es una enfermedad poco conocida y son pocas las personas que consultan con el médico. Los síntomas más frecuentes son dolor abdominal, estómago hinchado, gases y episodios alternos de estreñimiento y diarrea. Sin embargo, el colon irritable no plantea ningún peligro si un médico ha descartado otras enfermedades del estómago e intestinales.
No hay por qué desesperarse. El estrés lo puedes superar fácilmente. Practicar deporte y hacer ejercicio con regularidad es una forma natural de reducir la ansiedad y la negatividad. Incluso solo 30 minutos al día es suficiente: pasea con mayor frecuencia al aire libre y busca un deporte al que tengas acceso y que desees practicar con regularidad. Si te preocupa algo o tienes un problema, coméntelo con tus familiares o amigos y trata de encontrar una solución. Si a menudo estás bajo mucha presión, podrías aprender alguna técnica de relajación como, por ejemplo, meditación, yoga o autorrelajación.