no rompa su rutina diaria

VACACIONES Y VIAJES

Más presión para la digestión

Comer alimentos que no son familiares, cambiar de zona horaria y el cambio de clima son las causas más frecuentes de estreñimiento al viajar. Los ingredientes exóticos y las especias, comer mucho más de lo normal y las comidas pesadas, así como el cambio de la rutina diaria y, quizá, las temperaturas más altas de lo normal también pueden someter al estómago y el intestino a más presión. Según el tipo de cambios y la predisposición del organismo, es de lo más normal necesitar unos días para adaptarse a las nuevas condiciones. Para facilitar el proceso de adaptación trate de comer alimentos ligeros con alto contenido en fibra y, sobre todo en climas cálidos, beber más agua, zumos o té de los que bebería en casa.

Normalmente la digestión se ve afectada por una falta de fluidos en regiones cálidas de vacaciones: si sudas mucho, tienes que beber más para reponer los líquidos que pierdes. Algunas personas, por otra parte, no beben lo suficiente cuando están de viaje porque les preocupa no tener acceso a un baño si se ven obligados a ir.
Además de los factores externos, tomar suplementos de hierro puede disminuir la digestión cuando se viaja. Si es posible, consulte con el médico si puede no tomar suplementos de hierro o medicamentos con hierro cuando esté de vacaciones. El aluminio, que es un componente de muchos suplementos contra los mareos, también puede causar estreñimiento. Lo mejor es evitar los medicamentos que contienen mucho aluminio y preguntarle a un médico o farmacéutico si hay otras opciones.
Es frecuente la dificultad de ir al baño fuera de su entorno natural. Si el problema principal en este caso es la higiene, una buena solución son las cubiertas de papel para la taza o las toallitas.