No cambie lo que no se tenga que cambiar

PÉRDIDA DE PESO

Las consecuencias de una nutrición no equilibrada

Sí, resulta tentadora la promesa de unos resultados rápidos y fantásticos sin apenas esfuerzo, pero desgraciadamente las cosas no funcionan así. Así que si estás tratando de perder peso, no caigas en métodos que no necesariamente son buenos para tu salud: las dietas extremas y las que se basan en una nutrición no equilibrada no solo tienen pocas probabilidades de funcionar a largo plazo, sino que pueden someter al aparato digestivo a más presión y causar estreñimiento.

La versión más conocida en todo el mundo de la dieta con bajo contenido en hidratos de carbono es la dieta Atkins. Consta de cuatro fases: en la primera fase se reduce radicalmente la ingesta de hidratos de carbono y el organismo recibe la energía principalmente de las grasas y las proteínas. Aunque se recomiendan mayores cantidades de fruta y verduras en fases posteriores, el cambio repentino a una dieta con mucha carne y pocos hidratos de carbono puede causar estreñimiento
Aunque el organismo sea muy flexible, necesita un tiempo para adaptarse a los cambios. De la misma forma que la hora de las comidas, los alimentos o las especias que no son habituales pueden causar problemas de digestión durante las vacaciones, los cambios radicales y repentinos de la nutrición en el marco de una dieta también pueden causarlos. Si quieres cambiar su forma de comer, debes hacerlo en pequeños pasos durante un período prolongado. De esta forma el organismo se acostumbra gradualmente a la nueva forma de nutrición y no reacciona con estreñimiento.